Sunday, April 1, 2012

Memorias que no Son de Nadie


En algún lugar de la costa, de cuyo nombre siempre he de acordarme, siempre me veo envuelto en sus callejuelas en lo mas profundo de mi sueños, donde las infinitas puertas del Callejón de los Mártires solo me llevan a recuerdos que no tengo memoria de ellos.

Mis memorias no son de nadie, pero tampoco son mías; son memorias de una colectividad, y yo solo una sombra que se mueve en tiempos que pasaron pero que aún siguen transvasando el flujo del espacio y tiempo. Estoy viviendo mis recuerdos todas las noches pero no sé son míos o si son de ellos?.

De pronto mis recuerdos están entrelazados en una colectividad de gente, yo soy la fracción de muchos otros, y de pronto yo soy un recuerdo de alguien mas, existiendo vagamente en la memoria de otra persona. De pronto eso es lo que soy yo una memoria y nada más.

El conjunto de nuestros recuerdos está basado en las influencias de nuestros sentidos, la parte sensual de nuestro sistema motor y al mismo tiempo la influencia de otras personas en nuestra vida, así como Dulcinea era el punto central de la sanidad del Hidalgo. De pronto todos afrontamos los molinos de viento que representan nuestros demonios, igual con una lanza, pero más que todo con la fortaleza de vivir el día a día, y saber que aprendimos de nuestros recuerdos.

No comments:

Post a Comment