Thursday, April 17, 2014

El Salto del Ángel - Cuento Corto

La Playa de Los Pobres - El Salto del Ángel
Por: Gustavo Calvo
Que belleza es en ver la ciudad desde una perspectiva diferente; los problemas que uno pasa en esta vida son efímeros. ¿Le temo al infierno?, no, ya lo viví en vida. La ciudad seguía llorando, las aguas del mar Caribe eran lagrimas de la Tierra, en ver como el tiempo pasaba.
Desde los galeones hasta la libertad de la bandera; el tiempo parecía pequeño, era insignificante; la humanidad en "La Heroica" eran granos de arena, que van y venían con el poder de los vientos.
Todas las acciones de la humanidad parecían tan insignificantes; la locura de vivir en un caos tan bello era una idea tan aterradora para muchos, pero al mismo tiempo reconfortante. Vivir en un status-quo en el que todo sigue igual, pero al momento de despertar podía causar una hermosa locura, en que la realidad parecía algo tan profano y tan equivoco.
Los niños seguían viendo la caída, el descenso a otro mundo. Las dudas dejaban de venir, solo para quedarse estancadas cerca la Bahía de las Animas. El olor era lo más putrefacto, de pronto a lo que el mismo infierno olería.
¿Por qué temerle a la muerte.? Cuando mucho de vosotros ya hemos pasado por lo peor, solo es un paso más al próximo plano de existencia. Un paso más lo que separaba la vida del vacío infinito.
Y así fue como Martínez Nieto saltó, no miro atrás, en su rostro se veía una pena por un crimen que cometió, en donde el amor y el desamor jugaron un papel de por medio. La responsabilidad era lo mínimo, la realidad se fragmentó así como su espíritu.
No había mas razón por la que vivir, no había más razón en una vida sin sentido. Y así se estrello todo contra el asfalto, no quedó nada por dentro, sencillamente todo se apagó.

Las ambulancias sonaban alrededor, pero los curiosos hacían más ruido que cualquier vehiculo, uno que otro morboso tomó fotos mientras el hombre saltaba; su caída quedó en secuencia, y al final no había nada; las sirenas de las ambulancias se apagaban a lo lejos así como esas penas terrenales que tienen solución a su momento.

La Hojarasca - Eulogia

La Hojarasca
Por: Gustavo Calvo
Las mariposas han dejado de volar,
y las canciones de la guitara de Amaranta;
ya no habrá un embrujo de Melquiades,
porque la piedra filosofal se ha extinguido.
La mamá grande aún sigue contando esos cuentos,
mientras come patacones y toma cerveza en el jardín de enfrente.
No habrá más un Buendía,
porque todos se han ido carajo por andar tirando piedras a las orillas del rio Magdalena.
En un túnel de viento que arrastra un torbellino de hojas de mil colores,
donde las mariposas amarillas se marchitan,
y el Coronel se despide del firmamento,
quedan las memorias en una máquina de escribir vieja,
donde los cuentos no mueren por más que el tiempo pase a lo lejos;

no es que no tiene quien le escriba, pero jamás el Coronel no tuvo el tiempo para responder todas las cartas, mas siempre que supo que más allá de Macondo su recuerdo viviría por siempre. 

Wednesday, April 16, 2014

La Playa de Los Pobres - La Puta del Casino Pierino Gallo

La Playa de Los Pobres - La Puta del Casino Pierino Gallo
Por: Gustavo Calvo
Los grandes rascacielos de marfil se izaban en el medio de una península imposible; no había brisa aunque la playa estuviera a tres metros de distancia. En el medio del vecindario, había una plaza comercial que rimaba con gallo.
La plaza en si parecía una estructura imposible, parte del segundo piso sobresalía, y en medio del segundo piso había una plazoleta. En si la plaza era famosa por el casino Pierino Gallo, al igual que era uno de los puntos de encuentro de las putas de Bocagrande, no solo de las damas de la noche pero también de las distinguidas señoras de la sociedad que iban a conseguir un amorío en manos de algún cachaco, gringo ó barranquillero.
Su figura era diminuta, morena y con unos ojos que parecía una gata en celo. Vestía un traje elegante, y joyas que sus múltiples amantes le habían comprado en las diferentes joyerías; no era una dama de sociedad, vivía en La Castellana, pero vivía mejor que muchas personas que pagaban por la exclusividad del poco mar que podían ver desde las ventanas de los baños, y mirando a la izquierda para no ver a los vecinos encueras y en pelotas que estaban en los pisos 37 y 40.
El nombre de esa dama era Yurleidis Pájaro, ó Yurla como la conocían en el sector; siempre se sentaba en la tercera banca a la izquierda de la fuente, para esperar por los clientes que conocía. A las doce de la noche siempre cruzaba la calle para ir al único Presto que cerraba pasada las dos de la mañana para comer algo; si por alguna razón no podía, se iba con algún cliente a comer en el restaurante El Muelle, que quedaba al lado del edificio El Mirador.
La idea de tener sexo en la playa la aterraba, y en ocasiones si podía, lograba convencer con quien se estuviera acostando de llevarla alguno de los hoteles del área para que la evitaran ver a simple vista.
Siempre esperaba a su cliente favorito alrededor de la una de la mañana, ese hombre gordo, corroncho como una cabra que llegó a ser alcalde de Cartagena apunta de compra y venta de votos debido a los abanicos que repartió a diestra y siniestra.
Le daba asco, pero nunca se lo decía; por cariño le llamaba ratón, que tenía similitud con su apellido. Pero cada vez que le besaba el cuello y manoseaba los pezones, ella lo único que pensaba era "solo por el dinero, y nada más, el día que este viejo hijeputa se muera, me lo quitó de encima."
Nunca se lo quitó de encima porque ese viejo vivirá mas allá de cuando ella se retirara del negocio, pero siempre disfruto todos los regalos. Ella siempre recordaba con alegría esos días, mientras veía por la ventana de la habitación que su familia le había conseguido en el marchito Nuevo Hospital Bocagrande; siempre le encantaba poder ver la playa, y recordar aquellos tiempos de decadencia en los que alguna vez fue la reina de la noche.
Sentía como el vaivén de las olas la arrastraba hasta lo más profundo del océano. El beso de la muerte de sus células alrededor de sus senos sentía que le llegaba al corazón de manera apresurada y en su último aliento, le agarro la mano al nieto que la acompañaba y le sonrió.

Murió sola, imaginando familiares que nunca tuvo. Ahí quedo tendida en la cama con una sonrisa, de pronto Dios le concedió una ilusión para dejarla ir al mas allá de manera pacífica, un perdón de último minuto a una vida de decadencia. Una suave brisa venía de su habitación, y una figura compuesta por el viento salió caminando por encima de las olas, solo para ver la gracia eterna. 

Tuesday, April 15, 2014

El Carnaval de Chambacu

La Playa de Los Pobres - El Carnaval de Chambacu
Por: Gustavo Calvo

A lo lejos de la playa, pasando por la India, y cruzando el Puente de Chambacu, que ya en estos días no es ni sombra de la tristeza y las penumbras que albergaba en los días de mis abuelos. En aquellos venía una feria ambulante, que con el paso del tiempo termino cambiando en un parque de atracciones ambulantes.
De pronto fue en 1993 la primera vez que fui, entre el mestizaje y las luces de colores que hacían juego con el castillo de cartas que tenía siglos en la ciudad, me dejaron boquiabierto.
Era imposible describir tal belleza rustica, la entrada del carnaval con las orejas gigantes de gato y los ojos luminiscentes, sentía que era transportado a un país de maravillas. Era un micro-cosmos dentro de la ciudad, donde la pobreza aleñada desaparecía por unos pocos metros, mientras nadie se alejara mas del centro del parque.
No habían clases sociales, no habían diferencias, todos disfrutaban por igual. No tan lejos, y más allá del caño aledaño, La Heroica le daba un encanto único al parque, que parecía que la modernidad se iba a esfumar como una hojarasca.
La gente se veía tan feliz, como una felicidad que durará un par de minutos subiendo y bajando por una montaña rusa algo destartalada. Los gritos de pavor se oían hasta el parqueadero, era imposible imaginarse si eran productos del terror por la altura ó porque el juego crujía como una tostada que se le untaba miel y Nutella.
Por un segundo, la gente parecía una con las arenas del tiempo, todos iban y venían de un lugar al otro, parecían niños que nunca crecieron. Iban por la Tagada, hasta el Super Loop. La casa encantada parecía más un juego del escondite macabro, en donde las parejas iban a besarse y quien sabe que mas iban hacer.
Un puesto de raspaos, no muy lejos de la salida estaba presente. Un vendedor bastante bajo y moreno, le servía a diestra y siniestra a todo él quien se le acercara. La sed era tremenda, porque aparte de todo la humedad estaba en su punto máximo del verano y el calor por la electricidad que ese sitio generaba era terrible. Sin importar la raza, el credo o la religión, todo el mundo que asistía a la ciudad de hierro terminaba oliendo a cebolla y a un grajo bastante pestilente.
Las tristezas se iban con Chambacu, y al final del mes el parque se iba por igual. No quedaba ni sombra de lo que hubo, solo un par de basuras y la recuperación de la vista al castillo de barajas.

De pronto, en algún otro momento y en alguna otra ciudad, otras personas estén disfrutando de la felicidad momentánea que nosotros conocemos como El Carnaval de Chamabacu pero popularmente como La Ciudad de Hierro. 

Sunday, April 13, 2014

Would you vaccinate your dog.? The Strange Paradoxes of the Anti-Vaccine Movement

As someone who was born and raised in a third world country, I always saw survival at every expense possible as well growing up in a family where my maternal grandfather was a physician, I always valued science above anything else in the help of the survival of humanity.

When I heard for the first time about the anti-vaccine movement, was in the mouth of Jenny McCarthy. I found it fascinating because I never seen even now, a person who has been known for her stupidities to have such a public weight. Maybe, maybe, that is one of the many problems with America, we are letting celebrities and luminaires to have more weight than the actual scientific community.

As I was in Colombia, I never heard anyone saying that vaccines are the problem; but, if he we are going to talk about a natural cleanse where the parents are going to be responsible of the genocide of an entire generation by letting their children die on diseases that are controllable and can be eradicated. It is true that everyone is entitled to believe into what they want, but there should be also some common sense because slowly we are turning into a parallel of the Late Middle Ages.

One paradox it seems it can not die it is the "autism is linked with mercury in the vaccines". If it was truth at least two generations of humanity would be autistic as the claims of the quackery says but there is one way to analyze the fails on their reasoning and that is with logical fallacies.
A man and a woman had a child, the child was born healthy but his parents after listening to Andrew Wakefield, a so-called doctor and a man of science, that vaccines turn children autistic. Sometime later, they heard on FOX News and CNN an actress talking about how vaccines turned her son autistic. So they decide to not vaccinate their child, even he wasn't in the risk of having problems with his immune system.
Sometime later, the couple adopted a dog; as they did with their child, they opted to not vaccinate the dog at all, because they were fearful the dog was going to die because of the vaccines; as the puppy grew older, the couple slowly decided to take the dog for his first walk.
As the couple, the child and the dog were walking on the park, a rabid raccoon appeared and attacked the dog; as the couple didn't vaccinated their pup against the rabies, the puppy grew up sick and at a certain point attacked the husband and the young child.
The woman tried to seek help four weeks later, but as they child wasn't vaccinated in a fear that he will turned autistic, the father of the child survived but the child died a couple of days later as he was interned in the hospital; only because his parents feared something that could saved his life; and the dog had to be put down to confirm the diagnosis.
Tragedies can be avoided, but there are always people who profit on the ignorance of people. Vaccines save life, and the stupidity of the anti-vaccine movement proliferated in the country with the biggest pharmaceutical monopoly in the world; if you go to third world countries, you are not going to hear the same idiotic and moronic speech that Jenny McCarthy keeps babbling about it, because people are aware of the dangers to die of diphtheria, "yellow fever" and a few other diseases that can be controlled and eradicated.

The focus of this Twenty First Century problem has its roots on the media, because mass communications are giving more weight to pseudo-science as an absolute truth. Just go the supermarket and you will see Mehmet Oz (Which he shouldn't be called a doctor, even if he is an Harvard graduate) on 10 different covers promoting weight loss and a few other strange things about metabolism.

If there is going to be a change, even a little one on the perceptions of the public health system as well the private one has to come from the media that is aimed at a middle class public, that is influenced by the pop culture. It sounds a little bit difficult but not impossible because we don't want some old diseases to rise again, even if they can be gone as easy when you vaccinate your dog.  

Thursday, April 10, 2014

Turbaco y la Plaza de los Enamorados

Turbaco y la Plaza de los Enamorados
Por: Gustavo Calvo
La Parroquia de Santa Catalina, con sus imponentes torres, y su pintura que parecía una mezcla de oro y marfil le daban cierta opulencia a la estructura republicana que se expandía hasta el horizonte pero le daba cierto encanto a la plaza de la localidad.
La yuxtaposición venía en como el pueblo que estaba al sur de las montañas se había desarrollado, era un microcosmos de la ciudad que estaba a la orilla del océano. El Festival del Frito del pueblo estaba en su apogeo, y las diferentes personas de la localidad estaban en el área disfrutando de las diferentes comidas y la música de las orquestas folklóricas.
El aroma pasaba de los quesos que se mezclaban con los chicharrones y las carimañolas; Leónidas se encontraba sentado en una de las bancas, al sur de la plaza; no habían palmeras donde él estaba sentado y el calor de julio lo estaba achicharrando ya que por otro lado estaba sentado cerca de una de las mesas de frito, que era administrada por su prima Josefinita.
Josefina era una mujer relativamente fea y de mal carácter, pero bastante habilidosa con la cocina y confeccionando. Aunque él siempre se ponía a pensar que la mayoría de las mujeres de su familia eran buenas con la aguja y el dedal, pero también era propicias a caer en alguna locura.
Mientras mataba el tiempo viendo lejos, también para bajar la llenura y la fatiga se quedaba viendo a las mujeres que solían frecuentar la plaza para buscar marido y una que otra puta para levantarse a un cliente.
Se quedaba pensando en cómo la mayoría de sus amigos habían empezado a salir y tener novias, y él seguía soltero sin mucho compromiso.
Decidió alejarse un poco más de la bulla y entrar a la iglesia para tener algo de paz. El interior se sentía bastante fresco aunque no soplase ninguna brisa. El interior era bastante amplio, casi minimalista y la pintura contrastaba con la del exterior. El alta era casi solmene, lúgubre hasta cierto punto. Las dos reliquias que estaban al lado del altar, la Virgen y la imagen de Jesús estaban esculpidas en base a los cadáveres de dos indios Yurbaqueros.
Al menos eso lo que Leónidas oía de su abuelo, mientras estaba sentado cogiendo fresco, se le acercó una pelirroja y le preguntó si se podía sentar junto a él. Él no lo dijo que no y ella se sentó. Ahí en el silencio se dio cuenta de lo bella que era, su piel parecía casi translucida y ella estaba en un trance viendo el altar.

Le preguntó que cuando salieran de la iglesia que si quería ir a comer unos fritos a la mesa de su prima Josefina. Ella no le dijo que no, con una sonrisa y sin saber el nombre de su cita, él salió junto a ella de la iglesia, sabía que la tarde no iba a ser tan mala como pensó y de pronto en que conocería a el amor de su vida.  

Monday, April 7, 2014

Yahoo Newfront Service Not a Positive Push But a Tangent Negative

YAHOO.! is essentially following a similar demise that Altavista experienced before being bought by YAHOO.! itself; probably bad corporate decisions over the years had placed Yahoo as the number fourth most popular website, just below newer services such as the popular Facebook and Google.

Over the last 12 months, YAHOO.! had lost equity as well assets. To re-position YAHOO.! itself on the market, the company shouldn't follow or copy trends from their competitors but do something original and new. With the "Newfront Event" the company is not offering anything new, the brand just keeps getting dispersed and loosing cohesion.

What can be brought from Newfront.? The answer lays on original programming that would be able to attract new demographics as well advertisement investment. The competition is solid because Google has an hegemony towards the pay channels on Youtube; Netflix has an amazing award programming that keeps growing such as Orange is the New Black, and, Hulu besides the original programming airs episodes of the current seasons of several television shows on different language.

If YAHOO.! realizes that the niche they are competing is strong, their best bet instead of mimicking is to diversify the idea as there are different possibilities to explore, as well give new talent the opportunity to create a fresh audiovisual product.

The company is trying to capitalize the concept that several users are cancelling their pay per view television subscription and relying on the stream services. One aspect if YAHOO.! wants to go inside this market is to explore the possibilities of multiplatform streaming; as is a mistake many developers do beyond beta tests. If all these issues could be surpassed, then there is a winning form.

One o the diatribes of the problem goes on the hand of the CEO Marissa Mayer that is tackling the revenue loss on a linear way, by implementing internal strategies to tackle different issues and find a justification to fire employees who reach a low score on a bell curve rating system she implemented. If she address the lowering scores of the brand in a non-linear creative way, YAHOO.! can regain back a little bit of the former glory it had back on the early 90's.

Albeit, the entire weight shouldn't be on the shoulders of Miss Mayer; as a company is not an individual but a pluralistic group of person who execute a business. Yet, she is one of the few people who had worked within two internet giants as well being on their boards of directors, starting as an employee of Google and escalating over 13 years; maybe when she was appointed as CEO of YAHOO.! the board thought she was going to bring a gulp of fresh air but not all the time, someone who is consider a golden girl would give the concrete answers.