Monday, October 6, 2014

Donde El Miedo Yace, La Sombra Nace

Donde El Miedo Yace, La Sombra Nace

Por: Gustavo Calvo

Chiyo estaba sentada en la fuente de los cuatro leones que quedaba en el parque municipal por donde vivía. Con su metro cuarenta de estatura, no parecía que tuviera 24 años, no aparentaba mas allá de 15.
No era la primera vez que caminaba dormida y se sentaba en la fuente, siempre en la misma posición, mirando hacia el norte y con un puñal que nunca usaba. Cuando despertaba, le entraba algo de miedo y volvía corriendo a su casa que quedaba cruzando la calle. Aquella casa estilo campestre que estaba junto aquel edificio de 15 pisos, pero atrás de la iglesia que estaba junto al parque.
Todas las noches, era lo mismo, la misma historia, para despertar a las 4A.M. cuando el celador de la iglesia salía a dar su ronda antes que los feligreses llegaran a la misa de seis.
Ella nunca se acordaba como llegaba a la misma posición, pero cuando se despertaba por completo, no podía recordar a sus padres; más que un par de imágenes difusas, luego cuando entraba a la casa todo se hacía borroso.
Se preguntaba ¿Por qué no la habían asaltado ó violado.? Pero no podía dar con ninguna respuesta. En vez de volver a la casa, decidió dar unos pasos y dar una vuelta para ver la fuente con detalle.
El agua estaba corriendo, quiso mirar su reflejo pero se dio cuenta que su reflejo reflejaba otra realidad; en donde sus pelos estaban alborotados y se estaba mirando al espejo, la habitación donde estaba era la de un sanatorio. "San Pablo" fueron las palabras que le llegaron a su cabeza.
El reflejo siguió mostrando mas imágenes, a medida que se miraba unos sujetos bastante fuerte empezaron á arrastrarla de nuevo hasta su camilla, donde la amarraron. La imagen de horror que su otro yo dejo gritar, la asustaron; empezó a pensar en la felicidad que tenía cuando vivía cerca el Parque de Los Leones, hasta que asesino a sus padres, y el celador de la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro la entregó a las autoridades.

Siempre solía ir al parque a pensar, y ver la bahía; hasta que toda su realidad se volvió un simple espejismo en el agua de la Bahía de las Animas.

No comments:

Post a Comment