Thursday, April 17, 2014

La Hojarasca - Eulogia

La Hojarasca
Por: Gustavo Calvo
Las mariposas han dejado de volar,
y las canciones de la guitara de Amaranta;
ya no habrá un embrujo de Melquiades,
porque la piedra filosofal se ha extinguido.
La mamá grande aún sigue contando esos cuentos,
mientras come patacones y toma cerveza en el jardín de enfrente.
No habrá más un Buendía,
porque todos se han ido carajo por andar tirando piedras a las orillas del rio Magdalena.
En un túnel de viento que arrastra un torbellino de hojas de mil colores,
donde las mariposas amarillas se marchitan,
y el Coronel se despide del firmamento,
quedan las memorias en una máquina de escribir vieja,
donde los cuentos no mueren por más que el tiempo pase a lo lejos;

no es que no tiene quien le escriba, pero jamás el Coronel no tuvo el tiempo para responder todas las cartas, mas siempre que supo que más allá de Macondo su recuerdo viviría por siempre. 

No comments:

Post a Comment