Thursday, April 17, 2014

El Salto del Ángel - Cuento Corto

La Playa de Los Pobres - El Salto del Ángel
Por: Gustavo Calvo
Que belleza es en ver la ciudad desde una perspectiva diferente; los problemas que uno pasa en esta vida son efímeros. ¿Le temo al infierno?, no, ya lo viví en vida. La ciudad seguía llorando, las aguas del mar Caribe eran lagrimas de la Tierra, en ver como el tiempo pasaba.
Desde los galeones hasta la libertad de la bandera; el tiempo parecía pequeño, era insignificante; la humanidad en "La Heroica" eran granos de arena, que van y venían con el poder de los vientos.
Todas las acciones de la humanidad parecían tan insignificantes; la locura de vivir en un caos tan bello era una idea tan aterradora para muchos, pero al mismo tiempo reconfortante. Vivir en un status-quo en el que todo sigue igual, pero al momento de despertar podía causar una hermosa locura, en que la realidad parecía algo tan profano y tan equivoco.
Los niños seguían viendo la caída, el descenso a otro mundo. Las dudas dejaban de venir, solo para quedarse estancadas cerca la Bahía de las Animas. El olor era lo más putrefacto, de pronto a lo que el mismo infierno olería.
¿Por qué temerle a la muerte.? Cuando mucho de vosotros ya hemos pasado por lo peor, solo es un paso más al próximo plano de existencia. Un paso más lo que separaba la vida del vacío infinito.
Y así fue como Martínez Nieto saltó, no miro atrás, en su rostro se veía una pena por un crimen que cometió, en donde el amor y el desamor jugaron un papel de por medio. La responsabilidad era lo mínimo, la realidad se fragmentó así como su espíritu.
No había mas razón por la que vivir, no había más razón en una vida sin sentido. Y así se estrello todo contra el asfalto, no quedó nada por dentro, sencillamente todo se apagó.

Las ambulancias sonaban alrededor, pero los curiosos hacían más ruido que cualquier vehiculo, uno que otro morboso tomó fotos mientras el hombre saltaba; su caída quedó en secuencia, y al final no había nada; las sirenas de las ambulancias se apagaban a lo lejos así como esas penas terrenales que tienen solución a su momento.

No comments:

Post a Comment