Friday, January 31, 2014

Maria Luisa Piravique y Como El Estado No Divide Entre Democracia y Teocracia

Tampa, (Fl) --- El Diablo no le tiene miedo, pero quien quería tener a una mujer con ínfulas de profeta y Dios donde desecrar lo sacro con lo profano y torna ciertas visiones que en parte vienen de una infancia llena de ilusiones rotas y vuelve una ramificación del movimiento Pentecostal en un negocio multimillonario a bases de diezmos y favores políticos que llevaron a la creación del movimiento MIRA.

El problema del imperio Piravique no yace en la divinidad absoluta, reposa en la manipulación de las emociones de los tal llamados feligreses para constituir el reino que ella tanto anhelaba a las expensas de otras personas.

Una empresa de Dios en un mundo profano donde al final lo que no importa la salvación pero lo que uno puede amasar y como influenciar a las personas para que den más, sin que uno mueva un dedo. Como dicha empresa se ha mezclado con el ámbito político Colombiano en donde aunque se respete la secularidad, la religión de manera de-facto aun sigue generando influencia en el pensar popular.

El Estado Colombiano con la constitución de 1991 tiene la culpa que las iglesias, no solo las Protestantes pero la Católica por igual, utilicen la Constitución de manera indebida para hacer lo que se les venga en gana. Es un negocio y una Empresa de Dios, y si es una empresa deberían ser cobradas con impuestos como cualquier otra empresa que hace negocio en el país. - Decir, que las iglesias que están legalmente constituidas no deben pagar tributos al Estado, es un delito, ya que se puede usar esa simple clausula para hacer evasión de impuestos de inmuebles, - en otro caso donde la Constitución comete el error es con el Articulo 19 " "Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectivaAhí el Estado deja el libre albedrio sin poner un límite en que tanto grupos de interés pueden influenciar la colectividad.

La empresa de Dios no debería ser una empresa sin importar el credo, pero cuando los predicadores viven mejor que los feligreses, entonces ahí está el problema. Porque a final de cuenta Jesús no usaba trajes de Armani y tenia carros de ultima generación, pero parece que eso ha sido olvidado.

No comments:

Post a Comment